Vista Panorámica con Razón

Podría pensarse que la luz es una cortina que baña las cosas, un manto que cubre un edificio por ejemplo, durante el transcurso del día poco a poco lo va cobijando todo. Quizá en las mañanas ocurre eso, pero por las noches el manto es una sombra, una sombra que a su vez se extiende y poco a poco va enfriándolo todo, carcomiéndolo todo, devorando los colores de las cosas.

Las sombras no son siempre rectas, también se tuercen, y se escurren sobre las plantas. Así, cuando el Sol se oculta, del contacto entre su cuerpo y la tierra nacen las sombras que enfrían y comen todo. 

La razón es ese algo que el hombre usa para agarrar una de esas múltiples posibilidades imaginativas como si pescara con una caña simple a la orilla del mar. La percepción está simplemente allí, independiente e impávida. La conciencia la usa para interpretar (en una realidad) eso que ha agarrado anteriormente. Un sueño puede bien ejemplificar esto. 

Aunque la realidad está pasando allá afuera independientemente de si posee o no alguien “razón” en un sentido social, la percepción se ajusta a los moldes de esa “razón”. Por lo cual si llamamos a un color “rojo” lo confrontamos con esos moldes. Podríamos llamarlo magenta o naranja incluso, puesto que todo color es relativo a su contexto cromático como bien se "sabe". 

La “razón” así entendida, es solo un imaginario social donde cada sujeto pugna por empatar su propia percepción (visual, auditiva, olfativa, táctil, etc.) con su propia percepción (abstracta) de una “razón” colectiva. 

Anécdota de gatos, ratones y moscos

[UN PAR DE MUJERES A MI LADO LLEVAN ACABO LA BIEN CONOCIDA CHARLA DE SOBREMESA INSPIRADAS POR EL CHOP-SUEY, LA PANCITA SHUEN, LOS ROLLOS PRIMAVERA Y DEMÁS PLATILLOS DESPUÉS DE COMER EN LA ISLA DEL DRAGÓN]

-¿Alguna vez te ha molestado un mosquito por la noche justo antes de dormir? ¡Que rabia! 

-¡Si si, seguro!

-¿Y no has pensado que ellos esperan el momento justo en que nos quedamos dormidas para atacar y chupar un poco de nuestra sangre?

-... pues eso no lo sé, no siempre.

O ¿nunca viviste en una casa vieja o no tan vieja pero si con un pequeño ratón que la habita o que ha entrado a irrumpir tu orden? y quizá ese pequeño ratoncillo ha pasado hasta tu habitación durante la noche… seguro has oído sus ruidos al mascar algo o al correr de un lado a otro… y probablemente te hayas dado cuenta de que también, de alguna forma es lo suficientemente paciente para esperar hasta que te duermes para hacer su ronda por tu habitación y ver si puede comer algo mientras tu sueñas… y seguro que te has despertado por la madrugada a causa de esos pequeños ruidos y sin querer te has dado cuenta que un pequeño visitante husmea tu habitación…

Pero lo mas extraño que me ha sucedido a mi, es que mi gato al estar todo en silencio por la mañana o por la noche, me espera justo detrás de la puerta y maúlla en el momento exacto en que yo cobro conciencia al despertar de mis sueños… Desde luego no es que haya maullado desde antes y yo al estar dormida no lo haya escuchado, ¡su maullido es tan peculiarmente escandaloso que lo dudo! 

-Tranquila, del mosquito puedo entenderlo, él espera hasta que se apagan las luces y no hay movimiento del aire alrededor, lo cual le permite acercarse a la cara de uno y picotearnos… también pienso que el ratón puede esperarse hasta que no hay luz… pero el gato, ¿Como hace el gato, si ni siquiera esta adentro del cuarto, a caso roncas? 
-¡No! y la puerta se mantiene cerrada hasta que después de cinco minutos decido levantarme al baño o algo parecido… pero él maúlla justo cuando despierto y no hasta que me levanto, es como si me diera los buenos días sin verme o estar cerca de mí… incluso cuando no he abierto los ojos aún!

-Quizá sea eso que tienen algunos animales, no sé. Eso que los hace pararse junto a la puerta a esperar pacientemente porque parece que saben que vienes en camino, de tu sueño o de la tiendita de enfrente, sin siquiera verte, ni oírte, ni olerte, muchos muchos metros de sueño a la distancia.