Un año más




Gustavo se miró al espejo y vio lo que toda la vida había visto, una figura casi tierna, frágil, insípida. Llena la cabeza de pegatina y el semblante casi triste, esperaba con ello aparentar cierta elegancia, y lo hacía, pero lo que de verdad sentía era el alma repleta de inseguridad. -Jamás he podido salir de aquí- pensó -jamás he logrado de verdad sentirme libre- se dijo mientras tocaba su rostro con su mano flaca.

De pronto volvió a su mente la imagen de sí mismo años atrás, del Gustavo que habitó alguna vez la casa de María Eugenia, que a modo de reprimenda en cierto momento ella le recalcó -No eras quien al llegar, anunciaste ser- Y sin embargo, hace un par de meses Gustavo había sentido precisamente todo lo contrario, desde su perspectiva ahora era ese, aquel que pretendió ser en otro tiempo.

Cumplía un año más. La existencia es un momento, compuesto de momentos que se diferencian claramente uno del otro y que no guardan verdadera continuidad entre ellos. La vida, más que una certeza, es una continua improvisación. Así uno improvisa haciendo, sin llegar a saber del todo cómo actuar. 

Gustavo creía ser, pero no era, creía saber, pero no sabia, de alguna forma creía existir, pero no existía.



• • •

Racismo Ecológico




Vivimos entre el albino y el negro, esto no se trata de razas, es solo el espectro en que podemos experimentar los tipos de lo humano, en el simple nivel de criaturas que somos, sobre el mundo. ¿Racismo? ¡Bah!



• • •